10 CLAVES para pasar de la mediocridad a la excelencia en la relación con tus clientes

Desde que salimos de casa por la mañana, tomamos un café, compramos la prensa o cogemos un taxi, vivimos experiencias positivas o negativas con aquellas personas que nos las proporcionan.

La diferencia entre las que desearás repetir y las que no, son las claves entre el éxito y el fracaso de la mayoría de los negocios.

Venimos de una época en la que la necesidad por cubrir las demandas de los consumidores hacía que “todo se vendiese” y eso provocaba que no pareciera necesaria destacar por la excelencia en el trato al cliente.

¿Una muestra? Todavía hoy escuchamos que ser vendedor en un tienda tiene la triste denominación de “dependiente”, “despachador” ¡Uff! me parece tremendo esta terminología para definir a las personas que deben de proporcionar a sus clientes un trato excelente.

Tal vez, para tratar este asunto deberíamos desnitrificar el sentido de la palabra “excelencia”. Parece que en ciertos círculos de influencia esta palabra produce urticaria. ¿Acaso, cuando vivimos una experiencia de compra no deseamos que esta sea excelente? que el viaje sea excelente, que mi hotel sea excelente, que mi habitación también lo sea y que por supuesto el desayuno me resulte excelente.

Conseguir el trato excelente que todos tus clientes desean, se trata de sencillos detalles que marcarán la diferencia hoy y para siempre, en la relación con ellos.

En este post voy a trata de aportar 10 claves que te ayudaran a tomar consciencia de esos pequeños detalles

1.-  Sustituye miedo por INCERTIDUMBRE.

Cada vez que decidas emprender algo nuevo. El miedo paraliza, en cambio la incertidumbre te invita a descubrir que surgirá en el siguiente paso que des.

2.- Busca permanentemente la INSPIRACION.

Incluso por encima del propio concepto del negocio. Todos los que conozco que tienen éxito se basan en la conjugación de la inspiración en el concepto del negocio, su marca, su sistema de procedimiento y por supuesto en sus vendedores inspiradores de confianza.

3.-  Profundiza en el concepto de CLIENTE.

Y olvídate del concepto del comprador. Vender es servir y esto debe despertar una emoción que comenzará en ti y se trasladará a tu cliente de forma completamente inevitable. No se trata de forzar nada, simplemente de trasladar a tu cliente la emoción de sentirse útil.

4.- Implementa el SERVICIO a tu producto.

Es más fácil fidelizar al cliente a través de los servicios de valor añadido que le puedas ofrecer que el producto que les vendes. Ponles nombre y precio porque cuando generas valor, generas necesidad.

5.- Asegúrate de que tu marca es una reflejo de tu IDENTIDAD.

Ponte delante del rótulo de tu negocio y pregúntate; ¿Refleja lo que yo soy, el fin último para el que cree este negocio, la forma en la que ofrezco mi producto / el servicio a mi cliente? Si la respuesta no te complace es el momento de acudir a un profesional que trabaje sobre los parámetros del nombre y marca de tu negocio.

6.- Potencia la fidelización a través del RECUERDO.

El concepto de fidelización de clientes a cambiado en la última década. Ya no resulta tan fácil “comprar” la voluntad del cliente con unos puntos, un descuento o similares. El cliente recuerda la experiencia emocional que fuistes capaz de trasmitirle. Si consigues conquistar su corazón, conseguirás un cliente para siempre.

7.- Sustituye la rutina por un SISTEMA DE GESTIÓN.

Crea un manual de procedimiento de tu negocio, incluso aunque creas que no lo necesitas. Escribe que es lo que pasa y como te gusta que sucedan las cosas desde que abres hasta que cierras. Descubrirás muchas cosas, y sobre todo te sorprenderás de la cantidad de cosas que no tendrás que enseñar a las personas que participen en la expansión de tu negocio porque ya están escritas.

8.- La publicidad es una herramienta para conseguir PRESENCIA.

Deja de hacer publicidad que no cumpla con ese objetivo. Para que tu comunicación sea percibida como excelente debe de fluir desde el para que de tu negocio, pasando en el como consigues que la experiencia cliente sea diferenciada y solo entonces podrás trasladarle tu oferta.

Digamos que lo más importante es que debes de establecer una estrategia orientada a conseguir un objetivo bien definido y no simplemente anunciar que existes.

9.- Potencia tu intuición con un buen APRENDIZAJE.

La intuición es buena en los negocios pero estos no funcionan por intuición sino que por no dejar de aprender ideas nuevas y la forma de ponerlas al servicio de los clientes.

10.- Deja de pensar en términos de ocupación y comienza a creerte que tienes una PROFESIÓN.

Hemos pasado de una generación en la que nos dedicábamos “hacer cosas” para tener otras y después buscar algo que nos hiciera felices a un nuevo paradigma mucho más fructífero y motivacional.

Soy de profesión vendedor, me preparo cada día para servir mejor a mis clientes y por ello obtengo los resultados que busco para mi vida.

No se me ocurre una forma mejor para finalizar este post, que tratando de unir todas estas palabras poderosas que marcaran la diferencia entre lo mediocridad y la excelencia en tu trato con los clientes que he expuesto en estas 10 claves.

EMPRENDER es una actitud excelente que nada tiene que ver con los negocios.

La INSPIRACIÓN es la clave para generar vínculos poderosos con los CLIENTES que valoraran por encima de todo el SERVICIO que les ofreces.

Aquellos negocios capaces de construir una IDENTIDAD potente provocan un RECUERDO inolvidable.

Cuando lo hayas conseguido conviértelo en un SISTEMA DE GESTIÓN que te asegure una PRESENCIA en el mercado.

Refuérzala desde el APRENDIZAJE constante y disfruta de una PROFESIÓN con un futuro esperanzador.

Si quieres ver mi conferencia completa con las 10 Claves para pasar de la MEDIOCRIDAD a la EXCELENCIA en la relación con tus clientes, haz clic aquí.

Tu valoración es importante para nosotros