LOS CLIENTES

En el anterior POST planteamos aquellas preguntas que debes hacerte antes de iniciar tu negocio, pero no te pregunte; ¿Has pensado en tu negocio alguna vez? quiero decir, ¿Lo has visualizado? ¿Has imaginado los productos que venderás, cómo estarán distribuidos? etc.
¡Seguro que lo has pensado! Por ejemplo “una sombrerería”:
– Sombreros tanto de hombre como de mujer, para vestir, ceremonias o “looks” mucho más de sport.
– Boinas, viseras, gorras de todos los deportes
– Sombreros regionales y académicos
– Complementos, cinturones, bastones, paraguas o, incluso, banderas de todo el mundo compartirán espacio con tus sombreros.

Captura de pantalla 2015-11-26 a la(s) 11.23.17

 

Sonríes porque ya ves creada la tienda de tus sueños. Pero, no te despiertes todavía. Esto no ha hecho más que empezar.

Ahora están los posibles compradores de tu surtido de sombreros, deberás de plantearte:

  • ¿Cómo son? Edad, sexo, estatura…
  • ¿Qué hábitos tienen?
  • ¿Cómo se comportan en sociedad?

Si quieres ayudarles, deberás conocerlos a la perfección.

¿Cómo si no vas a desarrollar ese código de comunicación que has ideado?

Piensa como ellos, y gestiona ese código sin la más mínima duda de que lo van a entender, asumir y transmitir.

Yo le llamaría…

Captura de pantalla 2015-11-26 a la(s) 11.23.30

 

Mira, si eres capaz de ponerte en el lugar de tus clientes, te resultará sencillo alcanzar la excelencia en la gestión de tu sombrerería.

Captura de pantalla 2015-11-26 a la(s) 11.23.43

 

Es más, cuando lleguen momentos difíciles, que los habrá seguro, y no sepas qué hacer, mirarás a tus clientes, pensarás en la solución que ellos darían a tu problema y encontrarás así muchas de las respuestas que buscabas a tus preguntas, tus dudas y tus miedos tal vez infundados.

Te invito a que tomes consciencia de la enorme importancia que tienen los clientes para tu negocio, sin ellos nada tiene sentido.

Ellos son los protagonistas de esta bonita historia de creación.

Captura de pantalla 2015-11-26 a la(s) 11.23.36

 

 

 

Texto basado en la publicación: “El Sueño de Canuto”