Proyecto Ilusionante Vs Ilusión por el proyecto

 

Debes entender que no es lo mismo tener ilusión por un proyecto, que alimentar un PROYECTO ILUSIONANTE.

Aunque creas que se parecen, la cultura empresarial que te aporta la última aseveración, marcará la diferencia entre el fracaso y el éxito de tu proyecto. ¿Lo entiendes?

Piensa que montar un pequeño negocio es algo muy sencillo, una idea que ronda por tu cabeza, la oportunidad que alguien te puede ofrecer de hacerte las cosas un poquito más fáciles, y ¡ya está! ¡Adelante! ¡Abrimos nuestro negocio!

Al poco tiempo, un buen número de ellos suelen caer en algo muy peligroso. Le llaman normalidad. Bueno, otros le llaman rutina. ¡Mira, esta es una de las palabras que considero son asesinas de buenas ideas! Nunca hay que caer en la normalidad.

Es la rutina la que consigue que los negocios se conviertan en mediocres, y llegado a ese punto, el desenlace solo es una cuestión de tiempo. Llega el fracaso y el cierre.

Seguro que conoces unos cuantos negocios que han pasado por este lamentable proceso. Las ilusiones compartidas se transforman en ilusiones rotas.

Para que esto no pase, debes seguir el siguiente orden: Tu negocio es un PROYECTO ILUSIONANTE que se tiene que alimentar de ilusión a través del aprendizaje constante, la curiosidad, la vocación de servicio hacia tus clientes. Ese es el camino de la CULTURA EMPRESARIAL que te conducirá hacia LA EXCELENCIA.

Chicos, ese es el único camino que yo conozco para llegar al éxito. Ese es el único camino para crecer.

¿Estás dispuesto a recorrerlo?

Captura de pantalla 2015-10-15 a la(s) 11.07.35

 

Publicado en el libro: “El Sueño de Canuto”