Convierte tu fachada en una oportunidad de venta

Con la llegada del buen tiempo nuestros hábitos se modifican y cambiamos nuestras rutina como por ejemplo, hacemos más deporte, nuestra vida social es más activa, hacemos cambios en nuestra alimentación (cañas, tapas, helados,…) pero sobre todo pasamos mucho más tiempo en la calle, disfrutando de una agradable temperatura y de más horas de luz.


¿Por qué no aprovechar estos cambios de hábitos como una oportunidad para aumentar tus ventas?

¿Qué podemos hacer para atraer todas estas oportunidades hasta nuestros negocios? ¿Qué recursos podemos utilizar?


Te doy una pista, ¿Cómo es la fachada de tu negocio? ¿Qué perciben tus posibles clientes?

Un ejercicio que me encanta proponerles a mis clientes es que:

  1. Se vayan a la cera de enfrente de su negocio y se tomen unos minutos para ver su fachada.
  2. Escriban en un papel lo que ellos perciben y como creen que son percibidos
  3. Pregunten a 5 personas a la azar sin decirles quienes son como perciben su negocio que intuyen que pueden encontrar dentro y si entrerarían

Siempre se sorprenden de las respuestas que obtienen, en pocas ocasiones coinciden con la suya. Llegados a este punto, comprenden que las fachadas de nuestros comercios son nuestros vendedores silenciosos más olvidados.

Un vendedor silencio es un recurso que posee nuestro negocio y que es capaz de atraer clientes a nuestro negocio esté abierto el establecimiento o no.

 

Existen varios tipos de vendedores silenciosos como por ejemplo:

 

Vendedor silencioso 1 – Tu fachada como reclamo


Pongamos un ejemplo, si vas andando por la calle y ves esta tienda:

¿Capta tu atención?

Además de aportar belleza al entorno, está generando un recuerdo en tu mente, está activando tu curiosidad de averiguar más sobre la tienda aunque no tengas ninguna intención de comprar en ese momento. Seguramente te acerques a ver los escaparates y le cuentes a alguien que has visto una jirafa gigante de flores. Esta joyería ha convertido su fachada en un reclamo para atraer personas a su establecimiento. Otro ejemplo esta lavandería.

Vendedor silencioso 2 – Tus escaparates como un escenario


En la mayoría de ocasiones utilizamos nuestros escaparates tan sólo para mostrar nuestros productos, pero ¿por qué no utilizarlos también para mostrar como los trabajamos? Como es el caso de esta heladería que además de reforzar su identidad, genera confianza en las personas que pasan por delante de su escaparate y capta la atención de los posibles clientes provocando un recuerdo.

 

Vendedor silencioso 3 – Vende con tu fachada


¿Tienes una ventana que dé al exterior que no utilices? ¿Cómo podrías utilizar tu fachada para aumentar tus ventas? Algo que influye mucho en la percepción exterior de nuestras fachadas es la cartelería, los rótulos, las placas que pongamos, en definitiva, los elementos con las que la decoramos. Pero de nada sirve si no les damos una misión, podemos poseer el rótulo más bonito del mundo pero si no tiene una función de nada sirve. En  “La Patatería” este concepto lo trabajan muy bien. Tienen una fachada pequeña pero en pocos metros cuadrados te están transmitiendo cual es su identidad, que venden y lo mejor de todo te están facilitando la compra de sus productos.

 

O como es el caso de esta heladería, a pesar de tener un gran local y una amplia terraza con mesas han decidido aprovechar una ventana en un punto expres para comprar tus helados si vas con prisa y además facilita al personal de la heladería a servir más rápidamente a las mesas de las terrazas.

Como ves hay infinidad de ideas que pueden transformar tu negocio. ¿Vas a pararte a pensar que hábitos tienen tus clientes? ¿Cómo puedes aprovecharlos? Y sobre todo ¿Cómo vas aprovechar a tus vendedores silenciosos para aumentar tus ventas?

 

Si quieres ver más ideas sobre fachadas comerciales clicka aquí.

 

Tu valoración es importante para nosotros