Algo de “luz” sobre la nueva factura de la luz.

Hoy día 1 de abril entra en vigor la nueva tarificación de la energía eléctrica aprobada por el Consejo de Ministros en la sesión del pasado viernes.

Para poner luz sobre este confuso asunto, he querido escribir esta píldora de la tiendología con algunas de las preguntas que muchos de vosotros, empresarios de tiendas y negocios de retail, os podríais estar haciendo.

¿Cuál es el principal cambio con respecto al anterior sistema?

El cambio integral pasa por ligar el precio del recibo al coste de la electricidad en el mercado mayorista, ya que hasta ahora el precio se fijaba a través de una subasta referenciada al mercado de futuros.

Ahora, el precio de la electricidad irá ligado al que marque el mercado en las diferentes horas del día o a una media del registrado en un periodo de facturación.

¿De qué depende que se facture por horas o por meses?

De la instalación de un contador inteligente. El problema es que actualmente sólo un 30% de los hogares dispone de uno de estos aparatos, por lo que el sistema de tarifas horarias no será aplicable a la inmensa mayoría de la población.

Yo no tengo contador, ¿cuándo me lo van a instalar?

La instalación de un contador inteligente viene impulsada por un plan estatal que debería completarse en el 2018. A cierre de 2014, estarán instalados un 35% de los contadores. Este trabajo recae sobre la empresa distribuidora propietaria de las redes y no sobre la comercializadora que vende la energía. De todas formas, no deberías de tener prisa por que te lo pongas, ya que a mi modo de ver, el nuevo contador no beneficia en nada a la economía de tu negocio.

¿El precio del recibo va a subir o bajar con el nuevo mecanismo?

El precio de la bolsa eléctrica dependerá de cuál sea la tecnología de generación que predomine en un momento determinado. Cuando sople el viento y se produzca un exceso de oferta eólica, la energía será mucho más barata. En momentos de consumo punta, el precio será más caro porque tendrán que entrar en el mercado otras centrales más costosas. Esta cuestión no es baladí porque hay días en que el precio de la electricidad varía en horas de cero a 100 euros por megavatio hora (mwh).

Imaginaros el caos que suponen tantas variantes. Es difícil imaginar como vamos a poder establecer un presupuesto para la factura de la luz de la tienda, el bar o la peluquería. ¡Imposible!

 ¿Cómo puedo comprobar que el precio facturado es correcto?

Industria y la CNMC habilitarán una herramienta en sus páginas web para que el consumidor pueda comprobar el precio introduciendo su potencia contratada, periodo de facturación y consumo.

Osea, que si quieres controlar estas variantes, no te queda otra que estar constantemente haciéndote tus propias lecturas, entrar en estas webs y convertirte en un erudito de las matemáticas para arrojar algo de luz sobre este asunto.

 ¿Cuándo se empezará a aplicar este sistema?

El nuevo mecanismo entra en vigor hoy día 1 de abril, aunque Industria ha dado tres meses a las eléctricas para que ajusten sus sistemas al modelo. Por lo tanto, la electricidad se seguirá cobrando en el segundo trimestre del año a los 48,48 euros/mwh que se fijó en enero. Al acabar el periodo, se hará una nueva refacturación según haya evolucionado el coste de la electricidad en el mercado.

¿Es orientativo el precio transitorio fijado por Industria?

No. Sólo en el primer trimestre del año se ha producido una desviación del 46% entre los 48,48 euros/ mwh y los 26 euros/mhw que ha registrado de media el mercado. Esto ha dado lugar a que las eléctricas tengan que devolver 300 millones cobrados de más en el periodo actual.

Conclusión.

Una vez más queda de manifiesto el poder que ejercen los lobbys de presión de las compañias eléctricas, y la indefesión de los consumidores.

Lo que es seguro es que este nuevo sistema no nos va a beneficiar en absoluto a la cuenta de resultados de nuestro negocio. Parece que de poco va a servir elegir que operador resulta más económico, por lo que desde la tiendología os proponemos que más que estar pendiente de tanta variante, estéis más pendientes de utilizar medidas de ahorro en las instalaciones de iluminación, aire acondicionado y maquinaria, apostando por los dispositivos de bajo consumo, los sistemas inverter y las máquinas +eco para tratar de compensar estos desequilibrios presupuestarios.

Todo menos apagar la luz de nuestras tiendas.